Lo consiguieron porque nadie les dijo que era imposible

Viernes 13 de marzo, último día que pisamos el colegio ya sin alumnos con la incertidumbre de saber si el lunes nos volvíamos a ver las caras. Cruzando el umbral del salida recibimos un correo electrónico de jefatura que confirma nuestras sospechas. El lunes 16 nos vemos… pero por vídeo conferencia.

Con la mente puesta en nuestros alumnos, montamos de la nada en tiempo récord un Andel virtual donde seguir dando sentido a lo que somos. Con aciertos y también con nuestros fallos conseguimos no interrumpir el curso atendiendo a nuestros chicos y también a sus familias.

En medio de esta vorágine el calendario del ordenador nos avisa de la visita virtual de Retotech. 20 de marzo. Incertidumbre, estrés, un “imposible” y un “¿ahora qué?” nos llenan la cabeza. Aparece Ana-Bq en el chat y todo cambia.

Nos escucha, nos explica, nos anima, nos orienta, “esperamos vuestro proyecto y nos tenéis para lo que necesitéis”. Todo cambia.

Todo cambia … O no, porque Retotech sigue vivo. Sigue siendo posible. Siguen las ganas, sigue el espíritu, sigue el sueño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *